10 abril 2010

El tomillo, aroma de mis raíces


El tomillo es el olor de mis padres. También la resina y la leña de pino. Si en cualquier punto del mundo me secuestrasen encapuchada y me llevaran a Navaleno reconocería de inmediato el olor. Un olor que me proporciona seguridad y bienestar, pura tranquilidad, aceptación del devenir, valoración del aire, del agua, de los buenos alimentos, del fuego amigo y terrible, confort de tierra mullida, de musgo vivo pero seco, de pinos de toda edad.

No hay comentarios: