07 abril 2014

2 de abril, otra vez Andersen

Veinte días por Cantabria para trabajar y visitar a los amigos. En Saja -nuestro particular campo de trabajo- se está tan bien, que tanto da haga frío o calor, nieve o deshiele, o llueva un poco, dentro chimenea comida y libros, también música. Fuera la leña, que es una actividad que cansa calienta y reconforta. Y bajar caminando al pueblo, y tomar unos blancos en el bar. O ir al mercado y a la biblioteca de Cabezón.
Y otra primavera más para recoger primero solo eléboros y anémonas, únicas flores con tallo y fuerza porque las prímulas y violetas mejor están sin cortar, unos días más tarde, ver como se iban abriendo los jacintos; primavera también para volver a celebrar el Día Internacional del Libro Infantil y homenajear a Andersen, en la biblioteca del colegio de Terán como el año pasado esta vez con los peques. Los mayores estaban con el tema de "Igualdad de Genero" o sea que aún más interesante si cabe, les regalé "El deseo de Ruby" y hasta el farol rojo de papel... tuve una bienvenida afectuosa nada más asomar por el patio y también la corchera de la entrada a la biblioteca llena de trabajos escolares alagadores hacia mis visitas anteriores. 
Y luego en el cole Menéndez Pidal de Torrelavega, también pasó todo el alumnado por su biblioteca, están en un tema de salud, consumo y medio ambiente...una niña de cuarto hizo de fotógrafa.
 Y el fotógrafo del Ayuntamiento de Camargo, Alberto G. Ibañez, que me envió estás fotos tan hermosas de la sesión en La Vidriera. En Santander pude ir al Ateneo y felicitar a Felipe por su magnífico trabajo sobre Semprun... y encontrarme con tanta gente conocida de otro tiempo y pasear por las calles de la ciudad con Ramón Viadero al que tanto admiro. Me vine frustrada de no haber podido asomarme de día hasta Puertochico y conformarme con el trozo de mar del Barrio Pesquero... encima no me tocó ventanilla en el avión, juro que no me volverá a pasar...

1 comentario:

Anónimo dijo...

Cesc Serrat 21 de abril de 2014 10:13
nati quina vida tant gloriosa i plena
ets com una fada blava
plena de vida