09 diciembre 2009

En Costa Rica

El Caribe es la tierra de los ticos y también de los jamaicanos. Con una naturaleza selvática y tropical que te hace sudar aunque no trabajes, con un rítmo musical, rica comida y total impuntualidad, con un mar bravo que invita al remojón, con muchos Parques Naturales... con gente simpática y retórica donde el idioma castellano no siempre es garantía de entendimiento... resulta una cultura atractiva, sería óptimo viajar sin reloj y sin calendario para poder ir llegando a todos los sitios sin preocuparse de cumplir un itinerario, viajar sin mapa ni billete de vuelta... creo que hace falta un mínimo de un mes para conocer, interiorizar y poder estimar los códigos de otro país: Hemos estado solo diez días, en San José, en Tortuguero, en Parismina, en Manzanillo, en Puerto Viejo (excenario de la novela de Mendiluce "Pura Vida" en Cahuita, en Grecia, en Sarchi...
hemos visto árboles hermosos y flores extraordinarias, hemos visto pájaros y mariposas de todo color, monos aulladores, cocodrilos, iguanas... pero hoy, si tuviera que aconsejar a alguien para pasar unos días descansando en una población sin viajar, elegiría Cahuita sin dudarlo.En el albergue de su Parque Nacional fui al servicio y comprobando si la cisterna tendría agua... llevaba la funda de la máquina de fotos colgada cruzada pero abierta, con cámara y telefonillo y se me cayó al agua limpia de la taza... creemos que mortus ets, menos mal que con un lector de tarjetas hemos comprobado que las fotos están. A partir de entonces... a tomar apuntes... como en los viejos tiempos, en mi libreta de espiral donde pego los feos billetes de bus, las entradas de Museos o las facturas... pocas, porque en la mayoría de sitios, ni te dan.Con la información de mis amigos y familiares que viajaron 15 años antes que yo, con la instalación de la Sede Mundial de "La Carta de la Tierra" a la que hemos dedicado tanta admiración y esfuerzo profesional, llegué pensando que Costa Rica era un país modelo ecológico, dotado de suficientes recursos económicos (sé que España hace años le condonó la deuda externa y leí que ahora EEUU también, a condición de que se emplease en temas medioambientales...) y humanos para la gestión de sus Parques Nacionales.Pues tengo que confesar que me he llevado una desilusión y que salvo programas puntualísimos de "turismo sostenible" lo que se ve, es un desarrollo sin piedad de los esquemas que harto conocemos en otras latitudes. Pena que Mohit no hubiera estado disponible para informarnos, indicarnos algunas cosas para no perdernos (como quizá la visita a la Comunidad de Yorkin) o facilitarnos datos que quizá no conocemos.Basura desparramada hasta en las escuelas o alrededores de los humildes Consultorios médicos. Ciudadanos marginados durmiendo por el suelo a cualquier hora del día, taxistas mentirosos además de estafadores, carteristas (sufrimos un intento directo), policías desinformados (a 20 metros, si 20, no 200 de la Biblioteca Nacional de San José no supieron decirnos donde estaba ubicada, en cuando les dimos las gracias por su simpatía y amabilidad, sin dar un paso descubrimos que era el edificio imponente que teníamos al lado...) claro que no hay acceso a los libros -igual que en Perú- dicen que para evitar robos. En la Biblioteca ubicada en el impresionante, atractivo y práctico "Museo de los Niños"con más de 2000 chavales el sábado que estuvimos, en el especio de biblioteca, no había nadie más que Juan esperándome en un super sofá leyendo la prensa, cuando comunique mi deseo de ojear libros infantiles editados en Costa Rica me preguntaron, si ¿pero cual? tiene que consultar el ordenador y pedirnos uno concreto... yo quiero ver temas de antropología, costumbres, leyendas populares en ediciones infantiles para ver también la presentación, ilustración, encuadernación etc.... ¿cuando vienen los niños y niñas, como hacen para elegir? no, es que no viene nadie, salvo que tengan que hacer un trabajo escolar... Así no me extraña que haya un alejamiento total hacía el mundo del libro. Sin embargo las actividades ruidosas (cantaban con el micro a todo volumen, comían chucherías a destajo, gritaban más que sus monitores que ya les daban cuerda con el "¿como están Vds? no se les escucha", para que lo repitiesen más alto... en toda la mañana y en tantas actividades que ví, no percibí ni un atisbo de valorar el silencio, la reflexión... yo que para ambientarme me había repasado Carmen Lyra... y que ha iba preparada para ver los zopilotes.Sé que se puede viajar de otras maneras que cargando con la mochila y trasladándote en el autobús público, sé que se puede aprovechar mejor el tiempo para ver cosas destacables (que hay muchas, supongo, lo he visto en las guías...) lo que no estoy tan segura es de que la gente que va de turista, perciba que debajo de esa Naturaleza expléndida existe una sociedad con buenas intenciones escritas de cambio en educación, limpieza, desarrollo etc. pero que el arraigo de esas intenciones en la globalidad de sus moradores es casi nula, tristemente.

1 comentario:

Joan dijo...

Curiosamente ayer noche estabamos viendo con Carmen el video de cuando nosotros estuvimos en Costa Rica el 97, siento mucho leer la última parte de tu magnífico comentario, nuestra impresión de aquellos años coincide con tus primeros comentarios favorables y nos quedaba en la mente que por fin en un país de latino-americano, imperaría la sensatez y la sostenibilidad en lugar de la ambición desatada a cualquier precio.
Lástima y pena profunda.
Joan y Carmen