14 enero 2013

Mi Tagore



Entré a trabajar al colegio en el curso 73-74 con mi titulación fresca y 22 años recien cumplidos. El Tagore de Reina Victoria tenia una enorme huerta. Aurita y Ubalde me ficharon para su proyecto cuando terminé mi trabajo en la Escuela Politécnica, y empecé, el primer curso media jornada –y medio sueldo- después jornada y media… pero no sueldo y medio, de hecho estuve mucho tiempo sin estar en nómina ¡eran otros tiempos!...
Ya trabajaban Mari Carmen, Maria José, Julia, y Juan Antonio, y el equipo de apoyo: Ana Mari y Clarita ¡claro! que debe ser la memoria histórica...
Acompañé a las tutoras en las salidas de los Centros de Interés, ayudé a preparar materiales, empecé con las salidas a galerias de arte y museos, escribí  el método de lectura, coordiné la escuela de Padres, hice mi aportación a la revista escolar “Los chicos del Tren” y por fin diseñe y escribí un método para enseñar la geografía (primero de Cantabria y después de España) a los alumnos de cuarto de EGB, una salida por mes para estudiar la costa, los montes, el curso de los ríos… en tren, en bus, en nuestro Land Rover (sólo eran 12 alumnos en el curso de Sole Lorenzo, Galia Puente, Jesús Pardo, Jaime GP, Carlos Pardo, Nicole, Javier Madroño…) también di forma escrita a las aportaciones a las matemáticas, las de raices cuadradas que explique en la arena dura de la playa...

Fue una estupenda etapa de aprendizaje para todos, no solo para los alumnos. Los profes eramos muy jóvenes y las maestras más guapas según "La Guía Secreta de Santander"... fueron años productivos. Estuve hasta final del 77 y luego los cursos posteriores solamente en momentos puntuales: en sustituciones y en actividades extraescolares. Ya con Montse, Comeca, Karen, Patricia, Toño, Mercedes, Lita, José Reina, María Mazarrasa…

Esquié en Campoo, navegué en optimist y dingui y organicé las excursiones de los sábados. Asistimos tres años –en vacaciones de verano- al Certamen Infantil de Cine de Gijón. Una semanita en la Universidad Laboral, ocupábamos una habitación (el único grupo mixto entre los trescientos participantes)… cuatro pelis diarias, valoraciones, dibujos y piscina al mediodía antes de comer…debates y valoración continua. Tengo fotocopia de las memorias, las fotos están muy mal pero Aurita supongo que conserva todos los libros originales, bien encuadernados, aunque se hayan puesto algo amarillentos…
Hicimos intercambios con los pueblos de Soria (Fuentearmegil, Fuencaliente, Zayuelas) mi hermano estaba de médico en aquella zona y fue fácil contactar con los profesores. No me cansaré de dar las gracias a los padres que permitieron (junto a la dirección del centro) la posibilidad  de materializar  tantísimos proyectos….con un estilo propio que perduró mucho tiempo y afectó a varias generaciones de Tagorines: Arturo Bravo, los Díaz Pozueta, las Lorenzo, los Torcida, los Antelo, las Carral, los Calleja, los Bolado y los Bolado Mantecón, JManuel Salas, los Luna, los Slinin, los Puente Cano, los García Palacios, los Torcida, las Ibañez, los Cebrecos,  Marcos Bergua, los Altónaga, Carlos Pardo, Rosina, los Carballino, los Para, ¡madre mía! casi todo el mundo tenía hermanos, no como ahora...Quique Toledo, los Wünsch, los Herrera Piris y los Piris Pirón, los Noriega, los Vidal, Quique Menéndez, Manuel Castañeda...tantos y tantas, con algunos he seguido teniendo contacto...una hija de Arturo, Alba, participó en el libro de Selaya...

Y los domingos por la mañana, con Ramón , el  Cine-club infantil. Votamos el nombre y salió Kiwi, no la fruta, el ave de Nueva Zelanda. Y nos ubicamos en el paraninfo de la Universidad ¡qué honor!

Seminarios de pedagogía con profesorado de otros coles (Torreblanca, Altamira) y cursos de formación “Cine y Niños”, “Iniciación a la flauta dulce” “Cursos de expresión corporal” con personajes como Ramón Viadero, Lynne Kurcenabe o Joaquín Palazuelos, todos teníamos sitio en el Tagore.

Las excursiones al monte, salidas sólo de sábado o de dos días pernoctando en la Casa Forestal de Saja o en Rucandio…siempre con material de pintura, de lectura por si la lluvia nos hacía pasar horas a cubierto. Y estrenamos Luriezo,  Miguel Pellón mirando un bichito, cayó a la charca, vestido y con gafas… y al mediodía con patines a piquio, algunos padrazos como mi amigo Miguel Gonzalez llevaba los patines y el taper a Mara para que no cargara con el pesazo. Antes todo pesaba, las botas, las cantinploras de metal, todo...

Y los campamentos itinerantes con bicis, por Campoo, por Cabuérniga, por Puente Nansa: los hermanos Laso, Fernando Obregón, los Merino Garay, Samuel y el peque Fernando Merodio que siempre se nos colaba con su bici de corredor mini y los mitones que no se quitaba ni aunque le tocase fregar.

Todo irrepetible, hoy que muchos de vosotros (y yo misma) tenéis hijos, No me extraña que miréis atrás con nostalgia…hoy que todo está reglamentado, no podríamos hacer nada de lo que hicimos, bien es verdad que hay otros caminos –autopistas- los escolares van a esquiar a los hoteles y no a un albergue donde apenas salían unas gotucas de agua caliente, van en autobuses bien sentados y con cinturón…

Ahora tengo mi oficio en las bibliotecas y colegios de Mallorca, toda la población educativa me conoce porque llevo más de 20 años de Cuentacuentos, divirtiendo enseñando y sorprendiendo a los más pequeños. Con programas de Igualdad de Género, de Convivencia... y homenajeando a los grandes en sus celebraciones: Lorca, Alberti, Gloria Fuertes, Benedetti, Borges, Mozart, Chopin, Jesús de Monasterio, Tàpies... es apasionante interpretar el mundo a través de los cuentos… y es apasionante compartirlo con profesores (me ocupo de la animación a la lectura en Centros de Formación, librerías especializadas o sindicatos de enseñanza).

Pero no me olvido de Cantabria, con Karen y Comeca he sido autora de la colección "de niños para niños" cuando estoy en Saja –casi todas las vacaciones- sigo participando en los martes de cuento en La Vidriera, sigo contestado a las emisoras que me lo requieren, visito los colegios de Cabuérniga o Cabezón… y durante muchos años en verano he pasado por Luriezo para contrastar con Paco Palacio nuestras inquietudes pedagógicas. Ahora tendré que buscarme otro foro.
Entre mis proyectos una sesión cuentacuentos en el Tagore de Reina Victoria –cuando Manoli me acoja- para padres tagorines…o una excursión por el Cambilla, para que podáis demostrar a vuestros hijos que aún sabéis todos los nombres de los árboles.

20 comentarios:

monica dijo...

Yo tambien lo recuerdo con tanto cariño como tu. Unos años inolvidables.
Monica Gandarillas

Anónimo dijo...

Gracias Nati por recordarnos aquellos maravillosos años...
Un beso
Marina Bolado

Anónimo dijo...

Nati, cuánto me acuerdo de vosotros cuando subo en bici por aquella carretera hacia Palombera.
Marcos Bergua

Anjanuca dijo...

Me enccanta escucharte cuando hablas del Tagore porque derrochas cariño y respeto. No sé si hoy exita algún centro educativo como el Tagore. pero sería muy positivo.

Besucos

lucia herrera piris dijo...

Un abrazo Lucía Herrera Piris

Mercedes dijo...

Qué bonito post. La experiencia que vivimos en el Tagore fue única, y creo que todos nosotros somos lo que somos en parte por todo lo aprendido, compartido y disfrutado allí. Fuimos unos privilegiados, al menos yo así me siento. Y claro gracias por todo lo que descubrimos contigo, todavía me acuerdo de tí cada vez que me aventuro a hacer mermelada de moras, como en los campamentos en el Saja. Un abrazo y gracias por permitirnos por retornar por unos momentos a la infancia. Un abrazo, Mercedes Mateo

Nati de Grado dijo...

Es bonito escucharoslo....sabes que una de las muletillas presentes es este comentario que salió de una niña de tercero de aquel campamento? "Comeca, lo malo de las moras es que nacen al lado de las zarzas".... lo hemos repetido cientos de veces

Anónimo dijo...

Son unos recuerdos que perduran en el tiempo. Oscar Hurtado

Anónimo dijo...

Uf!, me emocioné y todo leyendo todo esto. Siempre he pensado que fuí muy afortunado por pasar ocho años en el tagore. Todavía río con mis hermanos recordando historias de Aurita, el Saja... Nati, gracias a tí y a todos los demás por el buén trabajo que hicisteis.

Antonio Díaz Pozueta

lucia herrera piris dijo...

un abrazo para todos y en especial para Nati

Anónimo dijo...

Vaya recuerdos, he llegado ha esta pagina por un casual, y mira tu por donde me encuetro con una momento de mi vida inolvidable,vaya recuerdos de infancia mas buenos,y todo lo que aprendi, anunque no lo pareciese, jejeje, me a alegrado ver los nombres de algunos compañeros, ya que solo guardo contacto con los Merino y con Nacho Bolado. un abrazo para todos, en especial para Marcos Bergua de quien guardo un gran recuerdo, y por supuesto para Nati. Saludos Peto

Anónimo dijo...

Qué bonito Nati, fuimos una gente afortunada, pateando nuestra provincia, subiendo al Monte Corona, limpiando en Liencres, cruzando la bahía en las pedreñeras con nuestras bicis..... qué recuerdos y que felicidad que nos recuerdes a todos. Muchos besos. Bea Carral.

Quique Vidal dijo...

Algo debisteis de hacer realmente bien, porque utilizo mi bicicleta todos los días para ir a trabajar. De hecho he vendido uno de los dos coches que teníamos en casa y ahora no me quedan opciones fáciles: cuando llueve me mojo, cuando hace viento me desespero, cuando hay tráfico sufro y cuando hace sol me torro. Es lo que tiene volverse un radical de la bici, pero me da la sensación de que no hay vuelta atrás, o que esta vendrá cuando la máquina maravillosa que es el cuerpo no me lo permita.
¡Cuantos recuerdos leyendo tu blog!. Vaya impronta que grabasteis. Como os lo agradezco y como lo van a agradecer mis hijas.
Mucha salud siempre, Nati

Anónimo dijo...

Yo tambien soy tagorin de saga, tambien me cai al saja buscando una navaja del ejercito suizo , que por aquel entonces era mi bien mas preciado.
Disfrute de las excursiones en bici , fui a patinar a los jardines de Piquio con mi fiambrera de aluminio, "edite" el manueal del ciclista, que aun guardo en casa junto con las "notas" tamaño sabana.
Un monton de recuerdos entrañables se agolpan en mi cabeza.
Muchas gracias a todos los que contribuisteis a una infancia feliz, y en especial a esos "profes" que me dieron unaformacion y una educacion de una forma diferente, que hoy seria tildada como extravagante.
Viviendo a la velocidad a la que se vive hoy en dia y pasada ya la cuarentena, habeis abierto un rincon de mi memoria que hace mucho no visitaba. Mil gracias.
Gracias tambien a mi hermana por reenviarme el post , un beso Mari.

Un abrazo a todos

Manuel (y Carmen) Fernandez
Manuel Fernandez, un tagorin que pasa de la cuarentena

marta llama dijo...

Yo fui una del pequeño grupo que abrió el Tagore junto a pichu, manuel,teresa, susana, martita,... los cuentos de nati, aurita, julia, ubalde,...
ayer mismo!!!!!!!

Richard Slinin dijo...

Nati –

Siempre me acuerdo con mucho cariño de ti , de todos los compañeros del colegio Tagore, y que bien no los pasábamos …, las excusiones los sábados … todo ¡!!

Si nunca te dije gracias cuando era un niño …te digo gracia ahora por todo lo que hiciste por mi, mis hermanas Karen y Patricia, y por todos los “Tagorinos”

Con grandes recuerdos …

Richard Slinin

Anónimo dijo...

Gracias Nati, los Torcida tenemos también un recuerdo maravilloso de esos años, siempre los tendremos en nuestra memoria, un besazo. Uno de lo gemelos

Hugo Alonso Garcia dijo...

buscando algo de mis recuerdos en google encontré este blog y la memoria se activo y recordé aquellos años en los que en ni vida se daba muchas cosas y ese colegio me liberaba unas horas de encierros y de historias compartidas, espero que mi paso por allí no haya sido en vano,gracias por todo. Pili garcia me recuerdas?

Anónimo dijo...

Que sorpesa encontrar este blog. Yo también soy de ese pequeño grupo que abrió el Tagore . Me hace mucha ilusión que nos recuerdes a todos. Cuantos recuerdos acumulados durante ocho años y todos buenos. Muchas gracias a ti y a todos por el trabajo realizado

Rosina

Anónimo dijo...

Me enseña mi hermana, María Bolado, tu Blog.
Que ilusión¡¡¡Y cuanta añoranza de todo ese tiempo. (Del instituto nada de nada y de la Universidad, menos. Pero del Tagore....volvía otra vez).
Fue un tiempo mágico y lleno de buenas experiencias. Os recuerdo muy bien a todos los profes y a Aurita. Y los compañeros ni te digo.
Espero que podamos seguir contactando y sabiendo de todos.
Un beso a todos y todas.
Richard Slinin ¿Qué es de tu vida?
MIGUEL ANGEL BOLADO