01 octubre 2014

Neruda vuelve a la Ferroviaria


Con la última frase del discurso del Nobel en Estocolmo “Así la Poesía no habrá cantado en vano” retomé la actividad de Neruda en la Ferroviaria, donde le homenajeamos el septiembre 2013, el de los 40 años de su muerte y del Golpe de Estado en Chile, de la muerte de Allende y de tantos chilenos, de la muerte de una parte de nuestra ilusión… Prometí a los asistentes continuar un año más tarde sin repetir nada del repertorio anterior. Es fácil llenar dos horas de anécdotas, poemas y músicas dedicadas a un autor de una obra tan inmensa. Acontecimientos de este último año como el incendio de Valparaíso, la muerte de García Márquez y la presencia de Jorge Edwards en Cabuérniga han sido más que suficientes para preparar el nuevo guión, para un público sensible y en un ambiente –esta vez lluvioso- estupendo. Hubo gente nueva y en cambio faltaron algunos de los casi imprescindibles: Gunther que es una eminencia en el tema y que justamente presentaba en Madrid el libro de Sergio Macías “Vida, amigos y amores de P.N. en la Guerra Civil Española”. Él hubiera disfrutado como nadie… y nos hubiera aportado “Neruda vuelve a Valparaíso” de Sara Vial y otras joyas de su biblioteca, Ramón Viadero que estaba con él, Luis Bel convocado en Etiopía y al que recordamos con “El monte y el río” de los versos del Capitán, está vez en la voz de Jorge Drexler, los “Poetas en la calle” a los que tanto admiro que no aparecieron, mi hermano –depositario de mi manuscrito de Canto General…- mi alumno Arturo Bravo, mis amigos más cercanos, el profe y poeta Alberto Muñoz también viajando… gracias que Comeca reenvió la invitación a sus compis del cole y alguien vino en representación del profesorado…


De nuevo acabamos con vino (No como el día de la Biblioteca Cantral) después de la lectura de “Sangre de toro” y de la Oda al vino. Blanca Castañeda ya la recitará sin leer al Año que viene y no necesitará esas gafas que no servían para la letruja con la que la Editorial Losada imprimía en los 70.

Gracias a todos los que asistísteis como público y valorásteis tan positivamente la actividad. Es un estímulo para ordenar y dar forma atractiva a los textos, las informaciones de los estudiosos de verdad y acercar a los profanos, a los niños, a la gente de otros oficios el gusto por la palabra, por la poesía, por la reflexión. Gracias especiales al músico Toni Barceló que además de su voz y su guitarra siempre encuentra soluciones con micros, cables y clavijas para que el resultado sea perfecto.

Del título de Neruda “España en el corazón” , en el Centenario (2004) todos los actos, CDs, películas etc se editaron con el sello “Neruda en el corazón”. El grupo de Ruta6, podrá reestrenar cada otoño su “Neruda en Cabezón” y hacer de la antigua Ferroviaria un escenario siempre abierto a la participación.



No hay comentarios: