04 febrero 2013

Dónde estarás?


No es sólo que me hayan robado una bicicleta, es que eras mi bici: roja, grande, robusta, todavía nueva pero ya rodada, cómoda, ajustada mi talla, a mis fuerzas, a mi edad y a mis actividades...

Te llevaba al trabajo, profes y bibliotecarios me han visto llegar a sus centros, con las alforjas cargadas  de libros y marionetas, con la maletita de cuero en el transportín y la pamela encima, ya un poco rota de la tensión del pulpo. Con la mochila a la espalda con los trastos de ir a nadar al terminar el trabajo… con el casco, con la bomba, con el botellín del que se me olvidaba beber, con los dos candados alrededor de la tija. Te secaba si se te mojabas, te guardaba a cubierto en casa. Pero nunca me planteaba no ir a alguna conferencia o concierto porque fuese de noche o en extrarradio…juntas hemos ido a las tertulias de Ágora, a los Conciertos del Conservatorio, a las conferencias del Diario de Mallorca, a las Semanas de Organo y de Música Antigua, a Casa Cantabria cada semana al Coro…

Nos han separado: durante tres semanas te he buscado por los barrios cercanos al polideportivo donde te robaron. Por los aparcabicis de Ciutat, por el carril, por los mercados de segunda mano y por las tiendas de La Oportunidad y Cash Converter… sin éxito. Pero he recogido muchos datos, entre mis cercanos y conocidos más de 70 bicis robadas de noviembre para acá…en la calle y en los portales, en la puerta de la Biblioteca Pública y en la UIB de Sa Riera, en los otros polideportivos municipales…. no son muchas 70? Dónde están? Circulando no… cada uno reconocería enseguida la suya, como los músicos reconocen su instrumento.

Si circulas te voy a encontrar, nos vamos a encontrar, aunque te hayan repintado, con los ojos cerrados todavía descubriría parte de la pegatina de “Tots amb la Simfònica”, y aunque te hayan arrancado el cuero de la luz trasera, aunque te hayan desmontado el transportín, o el timbre o el portabomba te descubriré a distancia. ¡Suerte que no hay otra igual! Fue como una especie de prototipo, Bimont no trajo más…. Me han quedado los complementos el casco, las herramientas, la bomba… y por supuesto la factura y la denuncia.

Pero me enerva pensar que te hayan descuajeringado para rellenar un container lleno de piezas para vender… me consuela pensar que al ser tan atractiva te conserven entera a la vista de que algún ciclista caprichoso te compre, y te cuide y te estime.

La última foto juntas es la de la bicicletada dconvocada por Massa Crítica en  Enero, en Febrero ya fui con bici prestada...
Es urgente para mí empezar a querer la que ya estoy usando, la bici es  la prolongación de nuestro cuerpo, ya la he comprado rastrales y pulpo para el transportín, y un candado de 2 Kg, pero al  igual que en el cuento de  Hans Wilhelm donde al niño que se le muere su perro, piensa “algún día tendré otro, pero a aquel siempre le querré”. Parecida  es la desolación, pena  y resignación que siento ahora.

5 comentarios:

Anjanuca dijo...

Jolin Nati, ¡qué impotencia! Cada vez que voy al centro me fijo en todas las bicis a ver si veo la tuya, pero nada. Espero que haya suerte.

Nati de Grado dijo...

Montserrat Montagut

PRECIÒS PRECIÒS, ENTRANYABLE, DELICIÒS... EL TEXT DEL TEU BLOG !!

BONA MANERA D'ANAR FENT EL DOL !

BONA JORNADA NATI!

MONTSE

Anónimo dijo...

Lo siento, Nati. Lo siento.
Joan

Anónimo dijo...

Lo siento de verdad y entiendo como te sentiste cuando te la robaron. Porque, de hecho, este fin de semana pasado a mi también me la robaron. Y personalmente no es por el valor económico que tuviera, sino que aunque fuese viejisima y no valiese un euro, a mi me hacía mi papel porque me llevaba a todas partes. Nada... tendré que buscar una sustituta.
Que asco de ladrones, por no decir otra cosa...
Ánimo!!

Nati de Grado dijo...

Enviamé los datos, en que sitio y hora te la robaron y copia de la denuncia (interesa por si un día interceptan un camión lleno o una nave..., estoy reuniendo muchos comunicados, quiero pensar que al fin sirvan para algo...